Bodegas Calar

Situada en Montanchuelos, a orillas del río Jabalón, en pleno Campo de Calatrava.

Sus suelos volcánicos, sus viñedos en ladera, su cultivo tradicional y la producción hecha de principio a fin dentro de la propia bodega hacen de ella una isla en la inmensa extensión de La Mancha. 

La zona del río Jabalón ha estado habitada desde el principio de la civilización. Asentamientos de la Edad del Bronce, oretanos, romanos, visigodos y musulmanes se fueron sucediendo hasta que, después de la batalla de las Navas de Tolosa en 1212, la Orden de Calatrava creó la Encomienda de Montanchuelos. 

A lo largo de los siglos fue considerada como una de las mejores fincas de La Mancha: viñedos, cereales y olivos fueron la base de su prosperidad.

A partir de la asimilación de las órdenes militares a la Corona, que tuvo lugar bajo el reinado de los Reyes Católicos, el título de Comendador de Montanchuelos sirvió a menudo para recompensar servicios destacados a la patria: valga como ejemplo el nombramiento del general Palafox, defensor de Zaragoza frente a las tropas de Napoleón. 

En 1990 fue adquirida por Juan José Moreno Alarcón, manchego de nacimiento y enamorado de su tierra. Con un entorno intacto y con toda esa historia a sus espaldas, su intención no era otra que devolver a Montanchuelos el lugar que le correspondía, y de este sueño nació en 2005 Bodegas Calar.